TEJIENDO LAS PALABRAS

 

 

Me muero de ganas de enredarme contigo. No me entiendas mal, no es solo sexo cariño, es que me vuelves completamente loca; supongo que te quiero.

El tirante de encaje de mi sujetador que asoma con descaro deja claras mis intenciones, no vengo en son de paz, cada poro de mi piel pide guerra;  en tu habitación tampoco ondea bandera blanca. Porque no veo el momento de que se encienda la noche para bebernos a morro y arrancarnos la ropa a bocados; prohibido usar las manos.

Y perdona si he entrado sin avisar, pero nunca hemos necesitado excusas para quitarnos la ropa y siempre nos han sobrado motivos para dejar al descubierto el alma y amarnos por debajo de la piel.

Y me preguntas que hay entre nosotros y no tengo ni idea de qué contestar. Pero por llamarlo de algún modo, llamémosle amor.

Mayo 2018

View original post