Carta de una facha madrileña a un desconocido lazi.

Te ruego hermano mío que no te tomes a mal estos atributos despectivos.Para mi no significan nada, por muy insultantes que sean, pero reflejanla realidad de nuestra actual relación.

Quería decirte, antes de tu adiós definitivo, que te he amado, te he amado profundamente, aunque mi error ha sido el no decírtelo a menudo.

Me duele tu desprecio, no es un reproche, me duele por que te quiero y no he sabido retenerte junto a mi. Debí haber intuido tu dolor, porque tu desprecio no es enemistad sino sufrimiento. Me duele tu soledad, esa misma que se ha instalado entre nosotros, sigilosamente, y que dará lugar a la mía en cuanto te alejes.

No te olvides de nuestras raíces comunes, aunque ahora las reniegues en beneficio de nuestras diferencias, son también tuyas y lo serán siempre; estas te acompañarán hasta el…

View original post 231 altre parole