VAGABUNDO


Soy vagabundo en esta tierra.

Extraño en este mundo,

lleno de egoísmos, odios, incertezas.

Soy extraño a sus cariños,

a su forma de expresar unión.

Soy vagabundo, porque sigo caminando en busca del hogar,

ese donde la madre acuna al niño, lo pone en su pecho para que se nutra del dulce licor de vida,

que le arropa para que el frio no lo consuma,

de aquel en la madre le arrulla para que descanse en dulce sueño.

Soy vagabundo en esta tierra,

que encierra a sus propios hermanos,

transformandote en estiércol humano,

carne putrefacta entre carne viva,

pero ellos olvidan que entre el estiércol y la putrefacta carne,

crece la mejor semilla,

esa que no se planta en este mundo,

ni en esta tierra, regada con la sangre de otros humanos y que sumida en la tierra se evapora en olores nauseabundos.

Soy vagabundo en esta tierra que no conoce el Amor,

que se satisface de placeres,

embriagados por la droga y el alcohol.

Soy vagabundo,

porque la sociedad se concerta para cambiar la esencia del ser por la de servir a otros iguales que se arrogan poder.

Soy Vagabundo porque no estás Tú,

para al menos hacerme sentir en mi mundo,

lleno de espiritu de verdad,

de amor de verdad, de unión verdadera.

Soy vagabundo que recorre esta tierra , recogiendo las hojas secas para guardarlas en el Libro de Vida y volverlas a ver reverdecer y poder sentarme a su sombra, esperando volverte a ver…

Manuel Antonio Rodriguez Retamal