UN AMOR DE DOS MUNDOS.

Cuando la conocí,
aprendí que el Amor se definia de acuerdo a la forma en que lo sientes.
Ahi comenzó a diferenciarse el mundo de los otros y el mio propio.
No sé cual está arriba y cual abjo,
quizás ni el uno, ni el otro.
Lo que si sé, es que habia un único ser que podia llegar hasta el mío,
porque cuando aprendió a volar en las alas del Amor,
fué capaz de llevarme hasta el último rincón del Universo.
Aprendió a fundirse entre mis brazos,
a dejarse llevar y lo guardó en el fondo de su corazón.
Nadie me quiso, nadie me entendió.
Me atreví a entrar en su mundo y me odiaron,
mas ella guardó su Amor,
ese que era irrepetible con otros,
solo una conjunción sexual,
era diferente…
Ella lo guardó.
En su mundo al que quisé pertenecer,
me encerró,
pero el recuerdo me hizo luchar y enfrentar esa adversidad,
porque en la odiosidad del mundo en que estaba,
ella me guardó.
Me perdi y volví al que era mi mundo, donde giraba la luz del Amor,
donde me encerraba en mis pensamientos,
donde flotaban las palabras,
que deambulaban solas,
sin la mezcla divina del Amor …
Y volví a reunirlas,
a sentirlas…
Y volví a pensar en ella

  • Más ella,
    siguió en su mundo y seguirá estando, hasta que busque liberarse y dejarse llevar por esas alas que un día supo batir y que la llevaron al mundo de los dos.
    Hoy la miro,
    desde la lejanía,
    a veces,
    la atisbo y siento que ella me observa con los ojos del corazón.
    Sé que quiere volar,
    mas su atadura es fuerte y no sé si será capaz de vencerla.
    En la cima más alta de mi mundo espero. Atrévete a Volar,
    Tú sabes como hacerlo…
    En la cima de nuestro mundo …
    Te espero.
    Manuel Antonio Rodriguez Retamal