MUSA PARA TRES.-
Yo soy un buscador, de esos que no saben lo que buscan, pero que siempre esperan encontrar algo.
Un dia cerré las ventanas y puertas de mi habitación y me lanzé a la búsqueda.
Mis manos hundidas en los bolsillos, acompañaban a mis pies que se arrastaraban por el suelo, pisando guijarros y levantando polvo que ensuciaban mis zapatos.
En un recodo del camino, se me apareció una pequeña laguna rodeada de sauces.
Una hemosa mujer de grandes ojos verdes , llenos de esperanza, apoyaba su espalda en el tronco del arbol que descolgaba el tul de sus ramas como ocultandola.
En sus manos un libro, y en su pecho una especie de libreta.
Curioso , no le pregunté por el libro, sino por la libreta.
Me sonrió y me dijo: – Aqui llevo anotados los momentos más felices-
Y en ella pude leer, en hermosas letras: FUI MUSA PARA TRES, y habia tres nombres que lei y guardé para siempre.
Sonrió una vez más : los momentos felices, son la verdadera vida .
Cerré por un momento los ojos, solo unos segundos y ya no estaba.
Ua mariposa multicolor se posó en mis hombros y se quedó alli, moviendo suavemente sus alas. Un susurro, casi inaudible, como rumor de alas, me inquieto:
Ahora, me quedo contigo, soy y sere tu musa –

Manuel Antonio Rodriguez Retamal