Un avvocato dall’anima flamenca – di Marina Vicario

La passione per il flamenco è un istinto naturale.

Può una donna di legge, ballare flamenco e scrivere bellissime poesie? Io ne ho conosciuta una al corso di Flamenco presso il Centro Danza di Roberta Borello a Novi Ligure.
Alessandra ha il suo studio di avvocato a Novi Ligure e fa parte di un gruppo di ballo “Flamenco Gitano”, con cui partecipa a manifetazioni e spettacoli.

Da sempre ho la passione per il falmenco e quest’anno ho finalmente iniziato il corso come principiante, sotto la guida competente dell’insegnante Sara Stanchi. Con mia grande gioia ho trovato professionalità e compagne di corso, tra cui Alessandra, già esperte davvero accoglienti. Grazie al loro aiuto, passo dopo passo, riesco a superare ogni ostacolo.

Ballare il flamenco non è facile come può sembrare; non è sufficiente sbattere i piedi e far roteare le mani.
Il flamenco è passione allo stato puro, per saperlo bisogna avere l’alma gitana come recita la poesia di Alessandra Rotundo.

Alma Gitana

Alma gitana
che sfidi la vita
con il fuoco negli occhi,
ascolta il battito del tuo cuore errante.
Alma gitana
che sfidi la suerte,
ferita, ma non vinta
dai tuoi sogni infranti.
Alma gitana
che balli il tuo flamenco
nelle grotte del Sacromonte,
ascolta gli antichi canti del tuo popolo.
Alma gitana,
Tu continua a ballare,
la tua danza che dona la vita,
la passione che uccide la morte.

A. Rotundo

“Ho iniziato a studiare danza classica al Centro Danza di Roberta Borello all’età di 6 anni. Ho studiato danza per 15 anni, prima classica, poi ho aggiunto anche il flamenco, la danza contemporanea e la danza afro. Sono letteralmente innamorata del flamenco all’età di 15 anni e ho studiato questa disciplina fino all’età di 21 anni, con due insegnanti che venivano da Torino. Nel 2013 ho ricominciato con Sara. La passione per il flamenco e per la Spagna c’è sempre stata”

Alessandra Rotundo

LIBRARSE DE ELLOS, di Manuel Echegaray

LIBRARSE DE ELLOS, di Manuel Echegaray

Librarse

Eran minúsculos, de varios colores y estaban por todas partes. Cogió el envase de aerosol rociando sobre ellos la sustancia; una fina nube se formó y corrieron, tratando de escapar, pero no fueron lejos: cayeron retorciéndose y murieron.

Miró el envase aprobatoriamente; decía “HUMANICIDA” “Mueren a la primera”.

Imagen: www.creativecoatingsco.com

MANUEL ECHEGARAY.

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

TURISTAS, di Manuel Echegaray 

TURISTAS, di Manuel Echegaray 

Turista

Leyeron manuales y todo lo concerniente al lugar al que iban. Vieron películas que mostraban hermosos paisajes; habían decidido viajar los tres y no los asustaban las distancias porque eran turistas con alguna experiencia. Arreglaron sus cosas y se prepararon para partir en un viaje que sería largo.

El plato volador aterrizó silenciosamente sobre una colina tapizada de pasto; al tiempo, un rayo de luz hizo descender a los tres seres cargados con mochilas. Eran morenos y de ojos dorados, como habían leído en el texto de uno de los manuales de entrenamiento y que firmaba “Ray Bradbury”, pero podían cambiar a voluntad.

Parecían lo que eran: una familia de turistas, con la única diferencia de que estaban en la Tierra y su vivienda quedaba más allá de las estrellas visibles.

“Bueno familia Jones…”, dijo uno de ellos, “¡Aquí estamos!” 

Imagen: www.imagui.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

EL AUTOBÚS, di Manuel Echegaray

EL AUTOBÚS, di Manuel Echegaray

unnamed

El autobús viajaba hacia la esperanza. 

Iba por un camino donde el paisaje cambiaba y las aves se posaban en los trigales 

De pronto se oyó el trueno y de arriba cayeron las bombas ensordecedoras. 

Se levantó la tierra en columnas y el fuego pareció brotar de ella. Luego una nube de polvo y humo lo cubrió todo. 

La esperanza quedaba al otro lado de la frontera: ahora no importaba.

Imagen: www.quirkyscience.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

NAVEGACIÓN, di Manuel Echegaray 

NAVEGACIÓN, di Manuel Echegaray 

Navegacion

El barco se he despegado de la costa, han pasado las horas y flota en medio de una calma chicha.

Pasarán los días y los meses; el tiempo será una especie de soga que enrollada, se desenvuelve. Si el mar, el buen Dios y el tiempo lo quieren, llegarán a puerto. A un puerto desconocido para él, viajero de mares pequeños, en una tierra que se está estrenando y ofrece de todo para el que quiera tomarlo.

Comprobará después que es diferente querer de poder, cuando las montañas y el frío se interpongan entre él, su gente y los sueños. Esto será antes de enfrentarse a una monstruosidad verde exuberante, alimañas, insectos innombrables y fiebres que no cesan y convierten el cuerpo en un dolor ardiente. Continua a leggere “NAVEGACIÓN, di Manuel Echegaray “

TRANVÍA, di Manuel Echegaray

TRANVÍA, di Manuel Echegaray

unnamed

Cuando era chico y viajaba en tranvía, a veces me quedaba hasta el final para ver la maniobra de mover los respaldares de los asientos y ponerlos mirando al otro lado; como el “trole”, que lo conectaba con “la línea”, cambiaba de posición, jalado con una cuerda; el conductor se situaba de pie frente a los mandos y el vehículo que había venido en una dirección, empezaba su viaje sobre los rieles brillantes hacia la dirección contraria.

Entonces, pensaba en lo aburrido que debía ser prisionero sobre ruedas y recorrer siempre el mismo camino de ida y vuelta.

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

MUCHO CAFÉ, di Manuel Echegaray 

MUCHO CAFÉ, di Manuel Echegaray 

Al abuelo siempre lo dejaban solo en la mesa después de almorzar; tomaba lentamente su café mientras los demás iban presurosos a sus ocupaciones o simplemente desaparecían para evitar verse engarzados irremediablemente en una charla llena de “¿Te acuerdas…?”. 

La única que se quedaba era su nieta, que no tomaba café y lo escuchaba arrobada. 

Cuando sintió que se iba a morir, escribió trabajosamente en un papelito, lo metió en un sobre de los de manila usado, y con el bolígrafo lo rotuló: “PARA MI NIETA”; debajo de su almohada, el sobre durmió dos días, hasta que una mañana el viejo no despertó. 

Al deshacer la cama, encontraron el sobre y se lo dieron a su única nieta, pensando que contenía algunos billetes; la chica sacó del sobre  el papelito que decía:  Continua a leggere “MUCHO CAFÉ, di Manuel Echegaray “

EL OLOR, di manuel Echegaray

EL OLOR, di manuel Echegaray

el olor

Allí, en lo alto del cerro de desperdicios, las esteras formaban una guarida donde habitaba ella. 

La creían loca y nadie se atrevía ni siquiera a acercársele, por miedo y porque el olor les resultaba nauseabundo. 

Ella ya no olía. Finalmente, después de un tiempo dejaron de verla; desapareció y el viento trajo abajo las esteras. 

A nadie le importó y el olor de la muerte se confundió con el de la basura.

 Imagen: www.168horas.com.ar

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

REJAS, di Manuel Echegaray 

REJAS, di Manuel Echegaray 

unnamed

Lo conocían como “El perro”. 

Su verdadero nombre no importaba; era experto en pegar sin dejar huellas y torturaba con minuciosidad y verdadero deleite. 

En la cárcel sus pasos eran reconocidos por las noches, antes del chirriar de una reja y de los gritos. 

Un día amaneció muerto, cosido a puñaladas.

Lo mataron como a un perro”, dirían luego. 

Imagen: elpikolin.wordpress.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

ONICOFAGIA, di Manuel Echegaray

ONICOFAGIA, di Manuel Echegaray

Echegaray

Se comía las uñas.

Al comienzo lo hacía porque era una manera de aplacar los nervios que le producía el conocer gente nueva. Después, cualquier situación extraña provocaba que las mordiera. Luego se convirtió en un hábito; sin importarle nada  atacaba con los dientes las puntas romas y deformes de sus dedos.

Para curarla le dijeron a su madre que le pusiera guantes. 

Ella hubiera preferido no tener uñas. O madre.

Imagen: diariodeunapsico.blogspot.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

ESTRIDENCIA, di Manuel Echegaray

ESTRIDENCIA, di Manuel Echegaray

Estrinde

No soportaba el ruido. 

Desde pequeño, los sonidos fuertes lo asustaban al extremo de hacerlo llorar. Lloraba bajito porque no parecía resistir su propio ruido. Nunca gritó y por no hacerlo o por no poder hacerlo le sucedieron cosas que a otros no les pasaban. No se hacía oír a lo lejos y los truenos le producían pánico.

Lo hicieron ver por médicos especialistas, pero no sacaron nada en claro nunca. “Es normal, no tiene ningún defecto” decían.

En la familia se acostumbraron a hablar quedo y él instintivamente se protegió evitando en absoluto todo lo que fuera estruendoso. Su protección le llevó, tiempo después, a insonorizar su habitación, a casi no oír radio, a no poner televisión porque asociaba los colores brillantes al ruido y no la soportaba. Usaba unas orejeras especiales que dejaban fuera el mundo de sonido que le producía un rechazo casi fisiológico (recordaba haber vomitado varias veces).  Continua a leggere “ESTRIDENCIA, di Manuel Echegaray”

CABEZA DE ALFILER, di Manuel Echegaray

CABEZA DE ALFILER, di Manuel Echegaray

Cabeza

Su cabeza volaba y pensó que cuántos ángeles cabrían en la cabeza de un alfiler; su pensamiento no rebasaba ese tamaño. 

Imagen: www.neoteo.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

LA CURIOSIDAD MATÓ AL GATO, di Manuel Echegaray 

LA CURIOSIDAD MATÓ AL GATO, di Manuel Echegaray 

La curiosità

Le llamaba la atención el botoncito rojo que estaba en la consola entre teclas negras y comandos de subir y bajar;

Nunca se había atrevido a tocar nada y le habían pedido que no limpiara la consola. 

El día que no pudo resistir más y apretó el botón rojo, primero se apagaron las luces y lo último que sintió fue el miedo a la oscuridad. 

Imagen: www.manuelgil.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:

manologo.wordpress.com

eltigredepapel.wordpress.com

jacuzzimartinez.wordpress.com

CREER, Manuel Echegaray

CREER, Manuel Echegaray 

-1
Creyó que lo miraban raro.
Creyó que lo miraban mal
Creyó que hablaban de él.
Creyó que hablaban a sus espaldas.
Creyó porque nunca se atrevió a preguntar o a encarar a nadie.
Creyó ver, creyó escuchar.
Él siempre se creyó un creyente.
En realidad era un crédulo.

Imagen: compartiendoaula.blogspot.com

MANUEL ECHEGARAY.

BLOGS:
manologo.wordpress.com
eltigredepapel.wordpress.com
jacuzzimartinez.wordpress.com